martes, 19 de marzo de 2013

Crónica de una lágrima


Deslizándose por tu piel
la vi caer al vacío.
A cuestas llevaba el desamor.

Y tu pelo con olor a sal.
Y tu pecho.
Y tu ombligo.

Por el camino de tu cuerpo
seguirá al destino
para morir en mis labios.