domingo, 1 de enero de 2012

Reencuentro



Me aferro a vos
como a una leyenda
esperando volver a verte.
Solo me quedaron tus palabras
en hojas amarillas.

Ya no hay vida en mi vida
voy vagando
por esta existencia opaca.
Mis lágrimas no lloran:
son de piedra.

Esta noche congelada
abrazado a tu recuerdo
me despido de mi carne.
Mañana voy a besarte.