viernes, 6 de enero de 2012

YOSANO AKIKO

Quería compartir estos poemas, me gustaron mucho.

YOSANO AKIKO (1878-1942)





Viniste al fin
Viniste al fin, y por eso
dejé ir a las libélulas
que conservaba cautivas
entre mis cinco dedos
este atardecer de otoño.

De los innumerables escalones
De los innumerables escalones
que conducen a mi corazón
él subió tan sólo
quizás dos o tres.

El día que las montañas se mueven
El dia que las montañas se mueven ha llegado.
Aunque lo diga, nadie me cree.
Las montañas, que en otro tiempo fueron activas
entre llamas, sólo duermen un rato.
Mas, aunque lo hayáis olvidado,
creedme, amigos, que todas las mujeres que dormían
ya se despiertan y se mueven.