domingo, 18 de noviembre de 2012

Tu mar


Cuando la espuma cae, 
se devela tu cuerpo.
Mis manos, gaviotas hambrientas,
recorren las curvas de tu mar colmado.
Y en su vaivén
gozamos juntos el cielo
antes de que te vayas
con la luna del alba.